Ser mamá emprendedora

Ser una Mamá emprendedora, el desafío y el camino a cómo lograrlo

Ser una mamá emprendedora implica debatirse entre nuestras ambiciones personales y nuestras responsabilidades familiares. La constante diatriba entre nuestro hogar y el trabajo ha sido un dolor de cabeza para todas. La buena noticia es que muchas tienen éxito al compaginar bien sus prioridades.

Preguntas como: ¿Trabajar significa abandonar a mi bebé? ¿Soy una mala madre? ¿Soy una mala esposa? rondan nuestra cabeza diariamente. En este post te vamos a demostrar que sí es posible balancear esas dos importantes facetas de nuestra vida. Es posible ser madre, esposa y tener un negocio exitoso. Para saber… ¿Cómo lograr ser una mamá emprendedora?... sigue leyendo.

¿Cómo ser una Mamá emprendedora?

Primero que nada, debemos ser honestas. Ser una mamá emprendedora requiere de tiempo y esfuerzo. Es una inversión a largo plazo, llena de retos y aprendizajes emocionantes, donde creces con cada desafío y logro.

Emprender es todo un reto, mientras que ser mamá, es básicamente el trabajo más demandante, aunque brinda el mayor nivel de satisfacción en el mundo. La buena noticia es que hay varias estrategias que puedes aplicar para que todo fluya de manera equilibrada y eficiente.  

Sin duda, la actitud es determinante, piensa en positivo y recuerda que las mujeres hemos sido dotadas con un potencial increíble. Nacimos para luchar y triunfar en lo que queramos, eso incluye el cuidado de nuestro hogar y de nuestras finanzas.

ser mama emprendedora
Con dedicación y paciencia tu profesión y vida familiar irán de la mano

¿Cuáles son las claves para lograrlo?

Así que antes de adentrarnos en los consejos para lograr ser una mamá emprendedora, debes prepararte emocionalmente. Por eso, para iniciar este camino, una de las cosas que debemos entender es que, en ocasiones, somos nuestras peores enemigas. Sí, hay que aceptarlo, en mayor o en menor medida nos cuestionamos constantemente. 

Pero ningún proyecto que emprendamos bien sea en el campo familiar o en ámbito profesional puede funcionar así. Por lo tanto, es importante ser realistas. Aunque no lo creas, después de un tiempo te darás cuenta de que, con dedicación y paciencia, tendrás un negocio estable y una vida familiar maravillosa.

Debemos trabajar nuestra confianza. El punto de partida está en que sepas que eres una mujer valiosa, el proyecto en el que te enfoques, está destinado a crecer.  No puedes, en ninguna circunstancia utilizar excusas como la maternidad, la familia o la falta de dinero para limitarte. 

5 consejos para ser una Mamá Emprendedora.

Ya con la preparación emocional necesaria, el primer paso consiste en darle espacio a ese pequeño proyecto que se te ocurrió. Para eso, necesitas mantener una visión realista, la mejor estrategia consiste en iniciar con pequeños pasos, eso nos ahorra costos de inversión y reduce nuestros riesgos. 

🔴 Te puede interesar: «Ser madre»

1- Crea tu plan de negocios.

Con las ideas claras, el próximo paso consiste en armar tu plan de negocios, esto te ayudará a estructurar tus ideas. Solo debes describir el negocio, tus objetivos y las estrategias que has pensado utilizar para alcanzarlos. 

Esto incluye el proceso de producción, la cantidad de dinero que utilizarás a manera de inversión y hasta el estudio de mercado.

Si bien, un plan de negocios no tiene una estructura particular, generalmente consiste en seguir estos pasos:

  • Resumen: acá debes explicar las características de tu negocio, las razones por las cuales quieres iniciar esta travesía y la rentabilidad que esperas obtener. 
  • Objetivos: debes señalar los objetivos que deseas lograr y describir el servicio o producto que ofrecerás. Aquí puedes incluir el nombre y la locación de tu negocio. 
  • Estrategia: es importante que describas las estrategias que ejecutarás para cumplir los objetivos planteados. 
  • Estudio de mercado: acá establecerás el público al que va dirigido tu producto o servicio y un pequeño estudio de la competencia. 
MAMA EMPRENDEDORA.10
Encontrar el equilibrio entre flexibilidad y responsabilidad, establece prioridades

2- Equilibra tus prioridades   

Al establecer tus prioridades, tendrás las herramientas para poder sacar el mejor provecho de tu tiempo. Algo si hay que tener claro, ser una mamá emprendedora implica que no todo podrá estar milimétricamente cronometrado.

Hay cosas que escapan de tu agenda, por lo que debes encontrar el equilibrio entre flexibilidad y responsabilidad. Sin embargo, si estableces tus prioridades podrás organizarte de forma eficaz. 

Esto no es cuestión de que te conviertas en una heroína, se trata más bien de ayudarte con aplicaciones para organizar tu tiempo entre tu familia y tu trabajo. Eso sí, es importante que determines un tiempo especialmente reservado para ti, lo que es clave para que te mantengas emocionalmente estable. 

🔴 Te puede interesar: «La magia de mama»

3- Apóyate en la tecnología

Para encontrar un balance entre la vida profesional y familiar, debes aprender a confiar en la cantidad de herramientas tecnológicas disponibles en la Web. Para ser una mamá emprendedora debes hacer de la tecnología tu aliada, esto te ayudará a ahorrar mucho tiempo y energías.

Es decir, la pandemia por Covid-19 nos ha traído la ventaja de movernos y trabajar remotamente. Así que, incorpora estas herramientas a tus dinámicas de trabajo y verás cómo tu vida será mucho más fácil.

4- Prepárate y organiza tu espacio

ser mama emprendedora
El punto de partida está en que sepas que eres una mujer valiosa

Antes de iniciar tu negocio, no está de más apuntarte en algún curso relacionado con el negocio que vas a emprender. Esto es muy importante, ya que aprenderás las nociones básicas que te permitirán sortear los baches que consigas en el camino. 

Si manejas el negocio desde casa, es importante que dispongas de un espacio en el que puedas desconectarte y enfocarte sólo en tu negocio. Debes tener allí todo lo que necesitarás para que tus tareas sean mucho más sencillas. 

🔴 Te puede interesar: Mascarillas naturales caseras

No importa si estás ahí solo dos horas, lo importante es que esas horas sean productivas y de provecho. Para eso, hay que hacer énfasis, en que la clave es organizar tus prioridades para poder administrar tu tiempo de manera eficiente.

5- No te centres en las ganancias.

Ser una mamá emprendedora es una tarea de paciencia y esfuerzo para esperar la recompensa. Esto es lo que te permitirá persistir, ya que los negocios no generan ganancias netas en los primeros meses. ¡Debes tener paciencia!

Apóyate en estos consejos para ser una mamá emprendedora, y descubre que este es un camino lleno de retos y de recompensas. ¡No te olvides que todas las mujeres tenemos lo que se necesita para ser mamás y emprender!

Editor: «Ser una mamá emprendedora».Nation3D. Todos los Derechos Reservados.

Por favor siguenos :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.